Estandarte. El Burrero. Plaza Buen Suceso. Iglesia Buen Suceso. Escenario. Molino de Carrizal.
 

Don José Benítez Santana

EL  ALMA  MUSICAL  DE  LA  A.  F.  GUAYADEQUE

      Don José Benítez Santana, Pepito, nació el veinticinco de septiembre de 1918 en Moya y Falleció el 19 de Septiembre del 2000. Era casado y tenía cinco hijos. Su profesión fue la de albañil.
      Gran amante de la cultura tradicional canaria y de la música en particular, en la década de los 60 se trasladó con toda su familia a Carrizal donde vivió hasta su fallecimiento.

José Benítez Santana (D.E.P.)

 

            Su trayectoria fue la siguiente:
      Músico de vocación, empezó sus pinitos en la Banda Municipal de Moya, luego perteneció también a diferentes agrupaciones musicales de la zona de Moya, alguna de las cuales se dedicaban a tocar en los casinos animando aquellos grandes bailes de los que él siempre nos hablaba muy orgulloso y nos contaba múltiples anécdotas.
       En el año 1975 se le propuso impartir clases de música por mediación del A.P.A. del Colegio Público Claudio de la Torre. Su misión era enseñar a tocar instrumentos y cantar.
 

      Gracias a su entusiasmo, su inquietud formativa produjo buenos frutos, pues de sus alumnos salieron buenos tocadores, que luego con el paso de los años, cada uno ha ido optando por diferentes alternativas dentro del panorama musical.
      Pepito, como él siempre quiso que le llamaran, al tener conocimientos de solfeo, era muy bien acogido por todos los colectivos musicales, pues siempre se confirmó como buen profesor por el éxito de sus enseñanzas y lo completo de sus instrucciones.
      También formó parte de la rondalla de pulso y púa “Hermanos Ramos”, de bastante renombre en Gran Canaria de la cual fue profesor y componente.
       Con motivo de la festividad de Nuestra Señora del Buen Suceso, y cuando las fiestas eran organizadas de forma tan entrañable por la comisión que cada año se encargaba de su planificación, (en estos momentos tan añorada), se le encomendó la celebración de un concierto.
      Este concierto se realizó en el salón Parroquial y tuvo un gran éxito del cual se enorgullecía cada vez que hablaba del evento.
      Pepito era un entusiasta del laúd, del piano y del acordeón, este último era su amigo inseparable. A cada jolgorio que organizábamos, siempre acudía con su acordeón para amenizar la fiesta.
      Fruto de su entusiasmo, surgió la creación del grupo que denominó “Cantores de Ansite”. Con este grupo inició una genial idea que aún perdura, la de visitar a los enfermos y a los padres de los tocadores del grupo en sus domicilios respectivos, con motivo de las fiestas de Navidad.

 
00006,7,8,9,10,11,12,13,14
   
A.F.C. Guayadeque.