Virgen del Buen Suceso

     

Nuestra Señora del Buen Suceso.

        Tres han sido las imágenes que han representado a la Señora y varios los nombres para designarla. En cuanto a su denominación, "De la Asunción" o "Del Buen Consejo" (1918) son algunos ejemplos de las referencias encontradas al mencionar a Nuestra Señora. A pesar de todo, en el B.O. Ecco de mayo de 1974 (página 292, Obispado de Canarias) se especifica a este respecto que "la Virgen es venerada entre nuestros paisanos canarios bajo unos treinta y siete títulos o advocaciones". A pesar de ello, se tiene claro que con la advocación del Buen Suceso la carrizalera es la única que se celebra en la Provincia como patrona de una Parroquia, a la par de que nadie en la actualidad pone en duda que el Patronazgo de la Parroquia de El Carrizal lo ostenta la Virgen del Buen Suceso.
        En cuanto a la imagen decir que la antigua que existía en la Ermita era pequeña y algo deforme. Debido a ello, el 27 de Octubre de 1789 el Párroco Don José Jaime Naranjo, valiéndose de un comerciante de la Ciudad de Las Palmas de origen genovés llamado Don Benito Champani, hizo venir una cabeza y unas manos para formar con ellas una imagen de la Virgen. Para que el escultor se ajustase al modelo deseado, el sacerdote entregó una descripción de cómo debía ser.

Retablo        El 1 de septiembre de 1791 llegó desde Génova el medio cuerpo y las manos. Después de ser preparada, vestida y adornada, se bendijo. Fue colocada a pública veneración en la Iglesia del Seminario el 27 de diciembre del mismo año.

        El 5 de febrero de 1792 fue llevada por el Sacerdote Naranjo a la Villa de Agüimes, siendo transportada por los propios vecinos de El Carrizal. El mismo día de la llegada de la Virgen a Agüimes fue retirada por la noche la antigua imagen de I la ermita carrizalera.

        EI 19 de febrero de 1792 tuvo lugar el traslado de la Señora del Buen Suceso de Agüimes a El Carrizal, la cual se puso en el Altar.

        Ya en el Siglo XX, después de las fiestas de agosto de 1970, la imagen de la Virgen del Buen Suceso fue llevada a Las Palmas con objeto de ser restaurada al presentar desperfectos. Conformada por la cabeza y las manos al ser de vestir, regresaría nuevamente a la Parroquia al no estar para la restauración propuesta.

        El coste del medio cuerpo y manos de esta imagen que se trajo de Génova ascendió a dieciocho pesos y tres de plata, el cual dicha cantidad fue entregada al capitán del navío, Don Luis Sanchy. Se gastaron en formar el cuerpo de la imagen y adornarla de ropa interior y exterior, cíngulos, punta de oro para el manto por debajo, tocas y peanas, el nicho como las andas y costos de la colocación, ochenta y tres pesos tres de plata seis cuartos y tres maravedíes (no se incluía el costo de la comida de músicos, clero y otras personas elegidas por el Presbítero Naranjo).

        Una tercera imagen sería encargada al escultor José Paz Vélez, exponiéndose al culto el14 de agosto de 1971, víspera de la festividad de la Patrona. La idea inicial del escultor era restaurar sólo la cabeza, ya que la escultura no estaba para restauraciones por encontrarse toda desecha por la polilla. Al final, tras deliberaciones con el Párroco Don Santiago Rodríguez y Don Vicente Santana, optarían por una talla reproduciendo la cabeza lo más exacta posible a la imagen antigua, incluso en el color de la cara y de las manos. La'caqeza, el cuello y las manos de la antigua imagen se colocaron en el camarín del Templo donde perma­necieron hasta el 10 de Agosto de 1981 en que nuevamente se envían a Las Palmas de Gran Canaria con objeto de una posible restauración.

        Esta tercera y última escultura, situada en las dependencias parroquiales, está hecha en pino finlandés y en ciprés, escogiendo el artista estas maderas al ser las que menos perjudica el clima de las islas, Tallada en directo sin modelo original ni dibujándola previamente (datos ofrecidos por el escultor en afirmaciones vertidas a la prensa de la época), tiene unos ciento cuarenta centímetros de alto. Dorada en oro fino de ley, está policromada con flores y adornos de colores. Manto verde azulado, túnica crema y fajín hebreo la adornan.

 

Una pareja posando con Nuestra Señora del Buen Suceso (en el centro civico de El Burrero)

Dos componentes posando con Nuestra Señora del Buen Suceso en el Centro civico de El Burrero con motivo del I Centenario de la Parroquia de Nuestra Señora del Buen Suceso.

 


. Dirección de la A.F.C. Guayadeque

A.F.C. Guayadeque.