Estandarte. El Burrero. Plaza Buen Suceso. Iglesia Buen Suceso. Escenario. Molino de Carrizal.

AURELIO LÓPEZ QUEVEDO

Aurelio López Quevedo

       Hola a toda la vasca.

       Me llamo  Aurelio López   Quevedo tengo nada mas que tai tantos años y alguno mas como dice una famosa actriz de teatro española; yo nací en vecindario municipio de santa lucia;  me crié jugando entre boliches como se decía antes y no como canicas hoy en día y también entre trompos de madera. Con lo cual procedo de vecindario y vine a parar a un grupo folklórico del barrio de los legañosos.
        Mi historia y afición al folklore se produzco de buenas a primera cuando yo estaba en la mili. Un día se murió la madre de una chica la cual estaba en una agrupación y unos meses mas tarde en una actuación y cantando una folia le dedico una copla a su madre difunta la cual me llego al corazón y ahí me di cuenta que nuestro folklore no es cosa de pavo sino que es cantar los sentimientos que tenemos dentro tanto sea de dolor, de alegría, como de burla.
       Así que empecé mi andadura en el tema del folklore en el año 1984 en una agrupación de vecindario la cual se llamaba Ventolera. En ella estuve cuatro años, hasta que la agrupación se disolvió. Luego estuve aprendiendo a tocar la bandurria la cual no se me da muy bien, toco mejor a las mujeres que bailan con migo que a la bandurria ya que hay mas donde coger. También estuve yendo a los primeros ensayos de la agrupación Bejeque. Pero desistí de seguir yendo ya que lo que a mí siempre me ha gustado ha sido bailar.
       Luego estuve un par de años sabáticos sin hacer nada con lo que se refiere al folklore. Hasta que un buen día una señora llamada Isabel Milán  la cual es madre de un buen compañero mío que se llama Lucrecio; lucre pa´ los amigos, me llamo por teléfono para que le echara una mano con el cuerpo de baile de un grupo y para que formase parte del cuerpo de baile del grupo. Yo accedí haber como era el grupo y si me hacia tilín me quedaba.
       Así que acudí un día a un ensayo en el colegio claudio de la torre, al gimnasio, cuando llegue estaban ensayando y al abrir la puerta ella me vio y grito, un hombre, la gente que estaba allí me miro y se pregunto, eso es un hombre, si parece mas un mono que un hombre, por aquel entonces yo tenia el pelo a media espalda, una barba de dos meces, y mi vestimenta era tipo roquera, botas artilleras etc. Etc.
       La gente tenia miedo de hablar con migo hasta que fue cogiendo un poco de confianza que creo que fue en el tercer ensayo y la primera que vino a bailar con migo, en mala suerte, es la que hoy en día es mi pareja de baile Isabel Sánchez fue la primera que rompió el hielo y a raíz de eso ya los demás fueron entablando amistad.
También he recibido cursos de bailes de otras islas.
       Yo llegue a la agrupación en septiembre de 1990  pasando a formar parte del cuerpo de baile, actualmente sigo bailando y como en todo grupo siempre tiene que haber un tonto para que dirija el baile pues ese soy yo también. Como dije al principio fui a ver y me quede, el que no quiere caldo se le dan dos tazas y aun estoy mojando sopas y espero que por muchos años. Y esta es mi pequeña historia y como dice el refrán.

COLORIN COLORAO ESTE CUENTO SE HA ACABAO

       
               
 
A.F.C. Guayadeque.